Mar 292019
 

Uno de cada cuatro inmigrantes vienen de América

Tras ellos están las personas provenientes de los territorios americanos, que con 1,1 millones constituyen el 24,5% de los residentes extranjeros en nuestro país. Prácticamente 1 de cada 4 inmigrantes vienen de América. Su evolución desde 2015 ha sido al alza, habiendo aumentado el colectivo en casi 59.000 personas (5,3%), de las cuales algo más de 43.000 son mujeres. Si bien de entre las personas americanas residentes en España la mayoría provienen de países de América del Sur, en estos tres años, la mayoría de los nuevos empadronados proceden de América Central y el Caribe.

Los africanos son el tercer grupo más cuantioso. En el periodo analizado su presencia ha aumentado un 2,2%, lo que representa cerca de 22.800 personas. Superan así el 1.066.000 de personas. También en el caso de las personas originarias de África, el crecimiento ha sido mayor entre las mujeres que entre los hombres. Esto es unas 19.000 mujeres frente a 3.800 hombres.

Respecto a la comunidad asiática residente en España, ésta ha aumentado en unas 54.500 personas desde 2015, es decir, un 14,2%. El total de personas provenientes de Asia que vivía en España en 2018 superó las 440.000. Esto equivale al 9,3% de los inmigrantes. Igual que ocurre con africanos y americanos, el crecimiento del colectivo asiático también es mayor entre las mujeres que entre los hombres.

Por último, y a mucha distancia, están los ciudadanos originarios de países de Oceanía que no alcanzan ni el 1% del total de extranjeros residentes en nuestro país. Se cuentan apenas 3.300 personas.

La inmigración por países

Hay dos grandes grupos de extranjeros residentes en España en función de su país de origen. El más numeroso son los ciudadanos procedentes de Marruecos, unas 770.000 personas en 2018. Esto es cerca de 20.000 personas más que en 2015, por lo que el colectivo ha aumentado un 2,6%.

Siguiendo la tónica general, en estos tres años, lo que más ha aumentado es la presencia de mujeres marroquís, pues 3 de cada 4 nuevos residentes de esta nacionalidad son mujeres. De todos modos, los hombres todavía superan en más de 90.000 individuos a las mujeres.

El otro gran colectivo de inmigrantes que residen en territorio español son los originarios de Rumanía. De hecho, era el grupo más cuantioso en 2015. No obstante, en 2018, el total de ciudadanos rumanos empadronados en nuestro país se situó en 676.000. Esto es un 10% menos de los que vivían en España en 2015.

“Algo más de 76.000 personas rumanas han dejado el país desde 2015”, comenta Amorós. “Esto representa el conjunto de personas más numeroso de entre los que han abandonado España en términos absolutos, o sea, hablando de individuos”.

Tras los rumanos, están los ecuatorianos, cuya comunidad se ha reducido en 41.000 personas y los británicos, habiendo menguado su presencia en 40.000 personas en estos tres años. También tendencia descendente presentan grupos como bolivianos, alemanes, búlgaros, polacos, portugueses o noruegos.

“Todo lo contrario pasa con los ciudadanos procedentes de Venezuela, que es la comunidad que más ha crecido en número de personas”, afirma el representante de AIS Group. “Los indicadores reflejan que desde 2015 se han empadronado en España más de 47.000 venezolanos, alcanzando así ahora el total de residentes de este país la cifra de 95.600”.

Otro gran flujo de migración proviene desde Honduras. Este colectivo ha crecido casi un 75% en el mismo periodo, pasando de ser 43.300 los hondureños residentes en España, a superar los 75.300.

Los siguientes con mayor crecimiento en número de personas han sido los italianos, que han aumentado su comunidad en España en algo más de 27.000 personas, llegando a un total de 206.500 residentes. Y tras los italianos, los ciudadanos chinos. España ha recibido a 24.700 nuevos empadronados de esta nacionalidad, hasta llegar a casi 216.000 residentes. De este modo la comunidad china es el cuarto colectivo más numeroso tras marroquís, rumanos y  británicos.

Residentes extranjeros por comunidad autónoma

La comunidad que más residentes extranjeros ha recibido entre 2015 y 2018 ha sido Cataluña, donde los más de 54.000 inmigrantes llegados en ese periodo sitúan el total de ciudadanos de nacionalidad no española en 1.082.000. Esto supone un crecimiento de un 5,3%.